Je suis Charlie

By | enero 10, 2015

A aquellos que cuestionan mi solidaridad con las víctimas del atentado en contra de Charlie Hebdo:

Estoy fuera del país y con 13 horas de diferencia con el Ecuador; por lo tanto, se me ha hecho muy difícil interactuar con las personas -con nombre y apellido como María Rosa Pólit, Roberto Aguilar, Martín Pallares, entre otros- que hacen referencia a mi solidaridad ante los terribles asesinatos perpetrados en Francia contra los caricaturistas y otros miembros del semanario satírico Charlie Hebdo, en un acto de terrorismo y violencia sin nombre. Estas ejecuciones indignan sobremanera a cualquier ser humano. Hay quienes en las redes señalaron como hipocresía, incoherencia y “caretucada” de mi parte, incluso, el hecho de usar el avatar de un dibujo con un lápiz tapando a un fusil.

Je Suis Charlie

Otros manifestaron que cómo era posible que exprese mi repudio al asesinato de los caricaturistas Bernard Verlhac ‘Tignous’ (director de Charlie Hebdo), Stéphane Charbonnier ‘Charb’, Georges Wolinski y Jean Cabut, cuando había replicado duramente a Roque y en otras ocasiones a Bonil. Para todas estas personas, con el respeto que se merecen y en la medida que me hayan tratado con ese mismo respeto, hago un simple razonamiento y algunas preguntas:¿Qué tiene que ver la caricatura realizada por alguien con el hecho de que asesinen a ese alguien que se dedicaba a hacer caricaturas? Es decir, rechacé la violencia, el asesinato, la manera cruel, cobarde y despiadada de los asesinatos cometidos contra seres humanos pacíficos, desarmados, emboscados y mil cosas más. Para ser honesto, ni siquiera razoné en si las caricaturas de Charlie Hebdo eran polémicas o no, si estas afectaban a alguna religión o a la moral individual de alguien o de determinados grupos. Simplemente, no lo hice porque eso no tiene ninguna relevancia para indignarse y rechazar algo así y solidarizarme con la gente de la revista y con el pueblo francés.

¿Qué tienen que ver los procesos contra Bonil o la réplica a Roque con los asesinatos? ¿Qué tienen que ver la Supercom, la SECOM, la supuesta “persecución” de Fernando Alvarado a los medios “libres e independientes”, con el terrorismo en Francia?, ¿qué tienen que ver las “libertades” de expresión y opinión que este gobierno “dictatorial” afecta?, y ¿qué tiene que ver el “abuso” de la Ley de Comunicación con ametrallar a seres humanos?

Por favor, está bien que Bonil y Roque sean caricaturistas, pero el hecho de pedir rectificaciones ante ciertas publicaciones realizadas por ellos -en uso legítimo de facultades, como la réplica mediante una carta, o la Ley de Comunicación-, no tiene nada que ver con mi solidaridad, rechazo e indignación frente a lo sucedido al semanario Charlie Hebdo. ¿A quién se le puede ocurrir que como envié una carta replicando la caricatura de Roque, la semana pasada, entonces estoy de acuerdo con que se asesinen caricaturistas y por lo tanto -mínimo- debo quedarme callado? ¿A quién se le ocurre pensar que usar un avatar que diga “Je suis Charlie” es una reacción hipócrita o una afrenta, por decir lo menos? ¿A quién se le puede ocurrir que si alguien comete un acto de violencia contra Bonil o Roque, no puedo extender mi mano para solidarizarme con alguno de ellos y además rechazar cualquier tipo de violencia?

Con muy mala fe, han mezclado cosas fundamentales, defensa de la vida humana con la casuística doméstica. Los casos de Bonil, Roque, etc., son otra cosa, otro debate. A pesar de su oposición u odio al Gobierno Nacional y a sus miembros, no es posible que mis detractores desvíen el tema y se pongan a revisar u opinar si las caricaturas eran sobre la infidelidad de un presidente o si eran pornográficas. Seamos más humanos, aquí se trata de indignarnos frente al fundamentalismo, la violencia, el terrorismo, venga de donde venga y esté dirigido a quien sea.

El Espíritu Santo Francois

Espero haber explicado y aclarado en algo tanta confusión que, a veces, por rechazo al gobierno y a mis funciones (en este caso), se pierde la visión del bosque y nos quedamos entrampados debatiendo sobre el árbol.

Mantendré mi derecho a expresarme a favor o en contra de lo que crea y sienta, teniendo claro que a algunos no les puede gustar. Finalizo, reiterando mi solidaridad total con las víctimas del atentado y anhelo que este tristísimo acto no se repita nunca, en ninguna latitud, que se castigue a los culpables y que les caiga todo el peso de la Ley.

Desmantelando mentiras y propuestas disparatadas

By | octubre 21, 2014

Las movilizaciones que tuvieron lugar el pasado 17 de septiembre en contra del Gobierno Nacional se han convertido en el leitmotiv para dar pie a críticas irracionales y a propuestas desatinadas, en las que los intereses y la voluntad de los ecuatorianos es lo que menos importa. Entre tanto disparate, Enrique Ayala Mora propone una “Nueva Constituyente”, en Diario El Comercio, el pasado 26 de septiembre.

Pese a su oficio de historiador, a Ayala Mora se le olvida que después de la extensa crisis política que vivió el Ecuador por más de diez años (1996-2006) y que dejó graves secuelas en la sociedad ecuatoriana, los ciudadanos optaron por una representación política ajena a la partidocracia.

El Gobierno de la Revolución Ciudadana encarnó esta demanda generalizada por un cambio radical, el cual se vio concretado con la adopción de la nueva Carta Magna a través de la Asamblea Nacional Constituyente, que se realizó en los años 2007 y 2008. Este proceso complejo pero altamente participativo, no puede ser objeto de un cuestionamiento, pues equivale a subestimar la voluntad de los ecuatorianos, quienes apoyan el respeto y la consolidación de los preceptos constitucionales, más no el retorno al caos del pasado.

Con respecto a las movilizaciones, cabe aclarar que estas son legítimas cuando en ellas convergen reivindicaciones comunes. Eso no sucedió en la movilización sindical dispersa y fragmentada, del 17 de septiembre, en la que se evidenciaron principalmente intereses sectorizados (trabajadores de telefónicas que reciben utilidades desproporcionadas e injustas para la sociedad; fondos de cesantía que manejan a discreción los fondos de los maestros con fondos públicos, MPD, Pachakutik). Por el contrario, a la Plaza Grande acudieron ciudadanos que sí apoyan el proyecto político actual y quienes, bajo un discurso unívoco, defendieron los logros de la Revolución Ciudadana, en particular, en el ámbito laboral. De esta manera, quedó demostrado que el pueblo ecuatoriano no solo ha respaldado diez veces al Gobierno Nacional en las urnas, sino que lo seguirá haciendo en las calles.

Ayala Mora, además, menciona sin reparos que “todos quieren protestar”, cuando se trata una vez más de los mismos de siempre que en el pasado no supieron defender los intereses de los ciudadanos y fueron cómplices o callaron ante la confiscación de los bienes y servicios públicos por parte de gobiernos neoliberales. Hoy, que sus cuotas de poder se han visto afectadas, se movilizan en nombre de toda la población. Craso error, pues los ecuatorianos que han visto mejorar su calidad de vida desde el año 2007, seguirán siendo mayoría y frenarán cualquier intento de restauración conservadora.

Los planteamientos más bien deberían estar enfocados en fortalecer las instituciones existentes y apoyar los proyectos gubernamentales que tienen como único objetivo buscar el beneficio de toda la ciudadanía. Es hora de desmantelar las mentiras y propuestas disparatadas e interesadas que difunden los políticos opositores en complicidad con la prensa mercantilista y carroñera, en los que se esconden intereses particulares. Otra cosa que olvida Ayala Mora es que la democracia ya no le pertenece ni a él ni a unos cuantos oligarcas que se dicen “socialistas”, sino a todo el pueblo ecuatoriano.

“La vaca se olvida cuando fue ternera”

By | octubre 21, 2014

Pese al tiempo transcurrido, esta es mi respuesta al artículo de la Concejala de Guayaquil, Susana González, por el Partido Social Cristiano (PSC) – Madera de Guerrero, publicado en el portal La República, el pasado 22 de septiembre del año en curso, titulado “El talante de Rafael Correa”. Al respecto, me permito puntualizar lo siguiente.

La escena no es nueva: políticos opositores manipulando la información sobre las lamentables secuelas que dejan la imprudencia e irresponsabilidad de personas que participaron en manifestaciones violentas en contra del Gobierno Nacional, para endilgarle improperios al Presidente Rafael Correa. Esto pese a que, como quedo demostrado, los estudiantes que participaron en las protestas del pasado 17 de septiembre fueron manipulados por personas infiltradas, los conocidos tirapiedras.

Todo responde a una estrategia de desestabilización. De esta manera, a través de la prensa mercantilista se triplican las cifras y se tergiversan los hechos con el propósito de victimizar a los agresores y argumentar que el Gobierno criminaliza la protesta social.

Para su conocimiento, como informó el Presidente Rafael Correa, los 53 detenidos son mayores de edad. El 30% de estos no son estudiantes de los Colegios Montúfar y Mejía. Además, los detenidos son juzgados en unidades de flagrancia, gracias a las reformas al sistema de justicia, que tanto usted como otros políticos opositores critican.

En este sentido, pedirle perdón al Primer Mandatario carece de todo sentido y razón. ¿Por qué? Simple. Porque el Presidente no tiene nada que ver en este asunto que respecta al orden público. El Jefe de Estado no es el agredido, a diferencia de los casos que usted menciona en el artículo, en los que, además de ofender la honra y dignidad del Presidente Rafael Correa, se lo culpó de crímenes de lesa humanidad.

En todo caso, como el Primer Mandatario manifestó, las disculpas deberían estar dirigidas a la ciudadanía, particularmente, a los más de 20 policías heridos (dos de ellos de gravedad) y sus familias –sobre los que usted no menciona nada al respecto–, quienes actuaron con el debido profesionalismo para contener estos actos violentos.

Asimismo, es importante aclarar que el hecho de solicitar las respectivas disculpas cuando nuestra honra es vilipendiada no refleja nuestro talante, como González afirma. Además, reitero el Jefe de Estado no ha pedido disculpas a ningún momento por este hecho. Al respecto, el Gobierno Nacional siempre se ha mostrado abierto al diálogo abierto y respetuoso, sin la necesidad de incurrir en actos violentos para escuchar las demandas de los diferentes sectores.

Aprovecharse del dolor y de las calamidades que están viviendo estas familias para imputar calificativos y críticas sin fundamentos en contra del Gobierno Nacional a través de los medios de comunicación, es igual de irresponsable que las prácticas politiqueras de líderes inescrupulosos que hacen lo que sea para desestabilizar la actual administración. Déjeme decirle que esto demuestra que usted es la que no posee un talante democrático y consecuente.

Es una pena que Susana Gonzáles, como concejal socialcristiana, hable del talante del Presidente Correa y se haya olvidado del famoso “ven para mearte…” del líder socialcristiano y actual alcalde de Guayaquil, Jaime Nebot. Al parecer, la concejala también ha olvidado el descaro con el que León Febrés Cordero defendió a los banqueros, con su célebre frase “Yo no me ahuevo”.

Asimismo, la concejala se refiere a la “falta de independencia de la justicia” y omite hechos lamentables como los tanques antimotines que ordenó Febrés Cordero que rodeen la Corte Suprema de Justicia para impedir el ingreso de jueces. Por otro lado, González se jacta de la “solidaridad” de Jaime Nebot y se olvida de que encabezaba iniciativas como los escuadrones volantes que mataron a gente inocente, subestimando el respeto a los Derechos Humanos, y al parecer también olvida cómo la Policía Metropolitana de Guayaquil garroteaba a vendedores informales, personas inocentes que solo pretendían ganarse la vida de forma honrada.

Hay políticos opositores que olvidan por ignorancia y / o conveniencia las violaciones y atropellos que cometieron los representantes de sus partidos políticos. En cambio, acusan con total cinismo al Gobierno Nacional en base a mentiras y calumnias con el propósito de desestabilizarlo. Como reza el dicho popular, “la vaca se olvida cuando fue ternera”.

A propósito de Juan Montalvo, cuyas ideas González trae al presente para justificar algo con lo que él estaría completamente en desacuerdo, es necesario también recordar sus palabras sobre el ejercicio, muchas veces irresponsable, de quienes usan los medios de comunicación, para afectar la dignidad de otros sin fundamento: “Si en vez de estos papelones de hoy que se llaman periódicos; estas sábanas de Gargantúa llenas de manchas y costuras mal hechas, tuviésemos un hojita diaria de Addison o un ensayo de Miguel de Montaigne, menos cabezas se rompieran y menos honras se empañaran…”.

Mea culpa

By | septiembre 1, 2014

El comunicado de prensa publicado el pasado 20 de agosto, por el Fondo Monetario Internacional (FMI) sobre la situación económica de Ecuador ha sido motivo de múltiples publicaciones con la intención de generar en la ciudadanía, en primer lugar, desinformación al respecto y segundo, la idea de que el Gobierno Nacional no ha sido coherente con el manejo soberano de su política económica.

Afortunadamente, algunos de los autores de estas imprecisiones, han reconocido sus errores y se han retractado. Lo que no es motivo de aplauso es que sus excusas hayan sido presentadas bajo pedido y no por su capacidad autocrítica.

El Economista Alberto Acosta Burneo, por ejemplo, reconoció que las expresiones vertidas en el Portal Electrónico Hoy, publicadas el pasado 24 de agosto, carecían de sustento. En principio, Acosta Burneo manifestó que el comunicado de prensa del FMI No. 14 /393 S, titulado: El Directorio Ejecutivo del FMI concluye la Consulta del Artículo IV con Ecuador correspondiente a 2014, “…es un análisis de la economía ecuatoriana que, a solicitud del Gobierno, vino al país y retomó sus revisiones periódicas después de que varios años estuvo fuera”.

Ante tales declaraciones, durante una entrevista en Radio Democracia, le formulé las siguiente interrogantes: “¿puede usted probar que alguna misión del FMI estuvo en el país?”; “¿puede demostrar que tal misión vino a pedido del Gobierno?”, como señaló en Hoy.

Al no poder probar sus expresiones, Acosta Burneo reconoció: “no vino ninguna misión, todo fue vía Skype, vía telefónica con los actores nacionales en el país y realizaron su informe de esta manera. Ahora con la tecnología no hay necesidad de que tomen un avión y pisen el Ecuador para poder revisar la economía ecuatoriana. Todas fueron reuniones telefónicas y vía Skype con varios autores del país”.

La Agencia de Prensa Francesa, AFP, incurrió en el mismo error, el pasado 20 de agosto, al haber señalado que “La evaluación del Fondo Monetario Internacional sigue a una visita a Ecuador a finales de julio, la primera del organismo desde 2008…”. La equivocación fue reparada cuatro días después, atendiendo a la demanda del Presidente Rafael Correa, quien durante su informe semanal de labores, el pasado 23 de agosto, pidió públicamente una corrección de este despacho. De esta manera, el pasado 24 de agosto, la AFP publicó que “el Fondo realizó contactos desde Washington con funcionarios públicos y representantes del sector privado en Ecuador”.

La notificación de la corrección llegó a través de un correo electrónico de AFP, además, presentó sus disculpas: “le ofrezco disculpas, y a través a suyo al señor presidente de Ecuador, por las molestias que este error pudo generar”.

Para conocimiento de la ciudadanía, en el mismo comunicado de prensa del FMI se manifiesta al final del documento, que:

Conforme al Artículo IV de su Convenio Constitutivo, el FMI mantiene conversaciones bilaterales con sus miembros, habitualmente todos los años. Un equipo de funcionarios del FMI visita el país, recaba información económica y financiera, y analiza con las autoridades la evolución del país y sus políticas en materia económica. Tras regresar a la sede del FMI los funcionarios elaboran un informe que sirve de base para el análisis del Directorio Ejecutivo. Sin embargo, la Consulta del Artículo IV con Ecuador se llevó a cabo en la ciudad de Washington mediante consultas con las autoridades, y a través de comunicaciones por video y teléfono con el sector público y privado en Ecuador.

Como señala el FMI, dicho organismo jamás visitó el Ecuador. La consulta respectiva al Artículo IV de su Convenio Constitutivo se llevó a cabo en la ciudad de Washington, en Estados Unidos, mediante consultas con las autoridades a través de medios electrónicos. Como informó el Ministerio de Finanzas, mediante el Boletín de Prensa No. 018, del pasado 21 de agosto, el Ecuador cumplió con la entrega de la información en el marco del mencionado Artículo, al ser un miembro fundador del FMI.

Pese a que el FMI mantiene una visión ortodoxa de la economía, reconoce los logros del Gobierno Ecuatoriano en esta materia. Estos resultados coinciden con la mejora de la calificación de riesgo del Ecuador, establecida, la semana pasada, por Standard & Poor’s de B a B+, la mejor obtenida por nuestro país desde el año 2.000. Incluso, el Banco de Desarrollo de América Latina, CAF, felicitó la calificación obtenida por el Ecuador.

El FMI, además, señala la existencia de un resultado fiscal del -4.7% del PIB en el año 2013. Esto indica el mayor gasto de inversión que el país realiza, el primero a nivel de América Latina y el Caribe, y que está debidamente financiado.

Tal como manifiesta el Ministerio de Finanzas en el citado boletín de prensa, el déficit, no es positivo o negativo per se, especialmente si está financiado. Como ha señalado el Ministro de Finanzas Fausto Herrera, “el déficit depende de a dónde se destinan los recursos, y en el caso ecuatoriano se lo hace a proyectos estratégicos de inversión que generan una muy alta rentabilidad. El FMI reconoce la importancia de estos proyectos que permitirán aumentar los márgenes de maniobra fiscal y disminuir importaciones de derivados del petróleo gracias a la dotación de nuevas fuentes energéticas”.

En consecuencia a la información proporcionada por esta Cartera de Estado, el Gobierno Nacional planifica su manejo económico con análisis de todos los riegos externos e internos. Además, la política pública del Ecuador es soberana y no permite la intromisión de organismos internacionales. Sus balances no influyen en la toma de decisiones ni en el ejercicio de la política económica planificada que lleva a cabo el régimen. No hay motivo para levantar suspicacias sobre el tema. Sin duda, la prensa privada y los analistas necesitan leer e investigar más y ejercer la *mea culpa.

*Mea culpa: Locución latina que se utiliza para admitir la culpa propia.

LA AVANZADA CEGUERA DE UN PÁJARO

By | julio 15, 2014

El Pájaro Francisco Febres Cordero está miope, por funcional a sus empleadores o porque no se toma la molestia, como lo hacía en sus tiempos de buen periodista, de investigar y contrastar los hechos.

La prepotencia, y lo dije con claridad, de Ecuavisa, no radica en protestar por el espacio ordenado en su pantalla, pues tiene todo el derecho a hacerlo. Incluso siendo legal que deban transmitir un programa de interés nacional y que por eso protesten, eso no los hace prepotentes. Su prepotencia a la que me referí, radica en lo siguiente:

Cuando trabajaba en Ecuavisa, el presentador Richard Barker invita al Presidente de la República al programa en que él que era uno de sus conductores. El Presidente acepta la invitación, pero luego, vino la prepotencia del dueño del canal, quien vetó la entrevista. Si el Pájaro averiguara mejor las cosas, eso se llama censura previa.

Exactamente lo mismo ocurrió con las distinguidas damas que hacían el programa “Así Somos”. Invitaron al Presidente, él aceptó e igual vino la censura de la cúpula prepotente.

El Dr. Alfredo Pinoargote invita al Primer Mandatario a su noticiero matinal. El Presidente (pese a que ya habían sucedido aquellas dos censuras) vuelve a aceptar, pero resulta que el sábado previo a la entrevista en el espacio del Enlace Ciudadano conocido como “La Libertad de Expresión ya es de Todos”, el Presidente realizó críticas al noticiero y al Dr. Pinoargote por imprecisiones y comentarios erróneos que, en honor a la verdad, hay que comunicar a los ciudadanos, y entonces la coordinadora de noticias me llamó a decir que el Dr. Pinoargote “desinvitaba al Presidente por haberlo atacado el sábado”. Es decir, como un niño prepotente, dijo, “la pelota es mía y me la llevo porque critican cómo juego”.

Finalmente, la última de las prepotencias, Ecuavisa pone una claqueta. El equipo de la SECOM explica al director de noticias de Ecuavisa que, dada la importancia del proyecto de Código Monetario, se plantea un programa especial con dos exponentes del gobierno y dos panelistas críticos al Código. Se le manifiesta al director de noticias del canal, que se incluirá el espacio en dos canales nacionales que no tienen un segmento dedicado para debatir este tipo de temas (Ecuavisa y Teleamazonas), y que al mismo tiempo invitamos a Ecuavisa (así como a Teleamazonas) a que participen del programa con el o la periodista de su canal que ellos elijan.

El moderador (Carlos Rabascal) insitió y llamó personalmente a Estefanía Espín y a Lenin Artieda para invitarlos a participar. ¿Cómo actuó entonces la prepotencia? Jugando su rol más bajo, no entiendiendo que es un programa de interés nacional con un panel equilibrado (de hecho, absolutamente nadie ha criticado la conducción del programa o el trato igualitario, limpio e imparcial a los invitados). En realidad el motivo expuesto, en la famosa claqueta, esconde la molestia de Ecuavisa porque, supuestamente, el canal TC afectó su lucrativo negocio con el fútbol y los goles.

Ecuavisa difunde el programa porque sabe que el pedido es legal y legítimo, pero decide poner prepotentemente una claqueta en la que protesta por una supuesta afectación a su “libertad de programación”. Eso no es verdad. La verdad es que la “protesta” es una rabieta porque Ecuavisa no tiene los derechos del fútbol y los goles.

Todas estas razones y argumentos ni siquiera se molestó el Pájaro en averiguar antes de escribir su artículo “Prepotencia“.

Su ceguera política y el ponerse en línea con los dueños de la prensa mercantil, a la cual sirve desde varios medios, no le permite entender la actitud de Ecuavisa.

La razón porque Ecuavisa no contestó nada a mis declaraciones: no tiene qué contestar.  Qué lástima que un Pájaro desinformado, en actitud servil y sufriendo una avanzada ceguera periodística, pretenda “darles contestando”.