De ser cierto que Expreso no publicó la entrevista a Capaya porque “no aportó una sola prueba de sus graves acusaciones” y dado que “su línea argumental gira por completo sobre la inconsistencia de un prófugo que a la vez es acusador sin mostrar pruebas”, les debería una disculpa, que no tengo problemas en dársela.

image_content_22170256_20170204005353

Pero ratifica que han sido utilizados para un show político y que los videos de Capaya no son otra cosa que campaña sucia.

Bien por Expreso, pero ojalá también entiendan nuestra indignación. La pregunta es, ¿cómo piden la “opinión” de los candidatos sobre una entrevista que por sus códigos deontológicos ni siquiera publican?

En mejor formato mensajes que me envió Capaya y mis respuestas.

Insisto: no necesita un polígrafo sino un psiquiatra.

Tomado de la cuenta oficial de Twitter del Presidente Rafael Correa.
Publicado el sábado, 4 de febrero de 2017