BEGIN TYPING YOUR SEARCH ABOVE AND PRESS RETURN TO SEARCH. PRESS ESC TO CANCEL

El último comunicado de AP: ¿Vota todo 35 o bota todo 35? 

Una respuesta a un comunicado sin respuestas 

Al leer el último comunicado de Alianza PAIS la primera pregunta que surge es: ¿El directorio nacional debe reiterar el apoyo a sus máximos dirigentes y en particular al binomio presidencial? La respuesta es no, al hacerlo más bien confirma que algo no está bien. Si la “unidad” es la consigna y la bandera que se levanta a diario, ahora es el momento de exigir a quienes lideran el movimiento la lucidez y coraje necesarios para sostener, potenciar y desarrollar el proyecto político y el programa de Gobierno con el que se ganó la última elección presidencial. 

El proceso electoral pasado nos volvió a recordar la forma como actúa la derecha. Pensaron que podrían ganar las elecciones y eso les hizo quitarse las máscaras y mostrar cómo han saboteado, mentido y conspirado contra la Revolución Ciudadana desde hace diez años. Ahí estuvieron algunos partidos y movimientos, pero sobre todo medios de comunicación y sus periodistas. Hoy lo más sorprendente es que varios de esos periodistas que sin tapujos vomitaron su inquina contra el proceso de transformación que vivía el país ocupan cargos en los medios públicos. Por cierto, creados al tenor de la Constitución de Montecristi que esos mismos personajes en repetidas ocasiones pidieron derogar ¿Cómo debemos los revolucionarios procesar tan tremenda contradicción? ¿Cómo la procesan ellos, acaso no les da vergüenza?

No podemos ser ciegos ni ingenuos. La derecha y su aparato mediático no cesarán en minar las bases de nuestro proceso de transformación, siempre velaron por los intereses de las élites y no del Pueblo ecuatoriano. De ahí que el comunicado del directorio de Alianza País quede debiendo una postura frente a asuntos de vital trascendencia en la vida política del Ecuador y que son los que están preocupando profundamente a una militancia que se siente desorientada por muchas de las decisiones que se están tomando a nivel de gobierno. Nada explica dicho comunicado sobre el pacto con Bucaram ¿acaso porque no está publicado en los medios de comunicación, ese pacto tan evidente, no existe? 

Este nuevo periodo presidencial era el momento de profundizar la Revolución Ciudadana, de garantizar las políticas públicas y la institucionalidad a favor de la igualdad y la redistribución de la riqueza, en todas sus formas y expresiones. Los derechos conquistados son irreversibles y entre ellos se encuentran indudablemente los de comunicación y libertad de expresión para todos y todas. No se puede permitir entonces que puedan ser conculcados al calor de reparto de cargos o de concesiones sin beneficio de inventario. 

Saludamos que se defienda al vicepresidente Jorge Glas, porque no hay una sola prueba que lo implique en ningún caso de corrupción. Sin embargo, el comunicado no condena el linchamiento mediático y político del que ha sido objeto (y probablemente lo siga siendo) Jorge Glas, por parte de quienes ahora felicitan el nombramiento del nuevo director del diario público y se toman fotos sonrientes en el mismísimo despacho presidencial. La oposición sigue actuando bajo el amparo de la impunidad consagrada por la prensa comercial y a la que peligrosamente se le están entregando nuevos espacios. 

La unidad de Alianza PAIS solo será posible y generará nuevas victorias electorales, políticas, sociales y culturales, si se mantiene la coherencia con el ideario y programa por el cual votó la mayoría de la población. Y esa unidad será soldada y ensamblada si actuamos con crítica y autocrítica lúcidas y orgánicas. En la lealtad a los principios con los que triunfamos en las urnas reside la fuerza de nuestra ética que ha impulsado el proceso político durante la última década. 

Si la directiva de AP continua con la tibieza expresada en el último comunicado, publicando resoluciones sin contenido y profundidad, continuarán traicionando esa convicción que nace del amor por la Patria, y como consecuencia, el proceso de la Revolución Ciudadana deberá tomar otro rumbo, así sea fuera de una lista.