Acerca del autor

Tengo una linda familia. Una esposa que, como dice la canción de Pablo Milanés, “no es perfecta, mas se acerca a lo que yo, simplemente, soñé”. Tres hijos que son mi orgullo junto con mis seis hermosos nietos. Y dos fieles amigos de cuatro patas. Me gusta lo simple y aprecio muchísimo a la gente sencilla.

Me siento agradecido y honrado porque la vida me ha permitido vivir la histórica batalla que el pueblo ecuatoriano ha librado para cambiar definitivamente este bello país. Estoy agradecido con Rafael Correa, por invitarme y permitirme ser parte de su Gobierno. El único Gobierno que logró derrumbar las bases de la explotación, la injusticia y la desigualdad, el mismo Gobierno que sigue luchando por los más pobres, un Gobierno incomparable que será recordado por décadas.

Soy amante de la naturaleza y deportes de aventura. Disfruto mucho recorriendo Ecuador, la tierra más megadiversa del mundo. Apoyo mucho el turismo, dado que a través del mismo se enriquece el tejido social desde sus más humildes agentes de servicio, y se puede convertir en la principal fuente de riqueza del país de los cuatro mundos.

Inconsistencies of Alberto Acosta as expressed in his The @Guardian article

Versión en Español

On September 4th, the British newspaper The Guardian published an article written by Aberto Acosta entitled ‘Why Ecuador’s president has failed the country over Yasuní-ITT’. In his article, Mr. Acosta pretends to hold the current Administration accountable over the end of the Yasuni-ITT initiative. This is untrue.

By proposing the Yasuni-ITT initiative to the world, the Ecuadorian government was making the largest contribution towards the fight against climate change. However, for this revolutionary initiative to be viable, the international community had to contribute at least $3.6 billion, amount which represented, at the time it was launched, close to 50 % of the revenues the country would have perceived from the exploitation of the ITT (Ishpingo, Tambococha, Tiputini). The Ecuadorian government was not asking for charity. The proposal was one that asked the international community to share in the responsibility in the fight against climate change. Ecuador was ready to give up $3.6 billion in oil revenues. The Yasuni initiative was an attempt to awaken global consciences and to generate a new reality where we would all move from discourse to action.

Without having to look for any sort of credit and just for the sake of accuracy, it was President Correa who thought of and proposed the initiative in June 2007. Today, unfortunately, we must say that the world has failed us.

In a clear example of inconsistencies, Mr. Acosta, who is now ‘outraged’ over the end of the Yasuní-ITT initiative, signed an agreement with Venezuela in 2007 for the exploitation of the Yasuní. In a television interview in the same year Mr. Acosta clearly expressed his intention to compromise all of the oil reserves of the ITT fields (please refer to numeral ‘a)’ highlighted).

It is worth noting that in the last presidential elections on February 17, 2013, Mr. Acosta only obtained 3.26 % of the popular vote.

Finally, there are many questions surrounding a commitment with the environment and with the Yasuní. What was Mr. Acosta’s contribution, financial or otherwise to the Yasuní trust? What was the contribution of the British paper The Guardian? What is the percentage of protected areas in the United Kingdom? How many communities in voluntary isolation live in Great Britain? What percentage of their resources did their government allocated to the trust fund for the Yasuni conservation?

We can proudly say that, in Ecuador, 20 % of our country is made up of national parks and natural reserves. Our Constitution protects the rights of uncontacted communities.

Some local and international media outlets, together with political opposition, who never before neither defended nor supported the Yasuní initiative, have suddenly turned into ambientalists. This clearly demonstrates that opportunism and a desire to destabilize the current Administration is the driving force guiding their efforts.

Incongruencias de Alberto Acosta a propósito de su artículo publicado en The @Guardian

El pasado 4 de septiembre, se publicó un artículo escrito por Alberto Acosta en el periódico inglés The Guardian, titulado “Por qué el presidente del Ecuador le falló al país con el Yasuní-ITT”, donde pretende responsabilizar al Gobierno actual del fin de la iniciativa, lo cual es falso.

El Gobierno ecuatoriano fue el mayor contribuyente del mundo con esta revolucionaria idea. Para este fin, la comunidad internacional debía contribuir con al menos 3600 millones de dólares, que representaban en ese entonces, cerca del 50% de lo que percibiría el Estado si explotaba el ITT (Ishpingo, Tambococha, Tiputini. No era caridad lo que solicitaba el Gobierno de Ecuador, era corresponsabilidad en la lucha contra el cambio climático, puesto que Ecuador es un contaminador marginal. Sin embargo, con la propuesta sacrificaba 3600 millones de dólares en renta petrolera. La propuesta pretendió despertar las conciencias del mundo y generar una nueva realidad: bajar de la retórica a los hechos.

Sin buscar ninguna clase de réditos, tan solo por precisiones ante la historia, quien ideó y propuso la iniciativa en Junio de 2007, fue el propio Presidente de la República. Lamentablemente, hoy tenemos que decir que el mundo nos ha fallado.

En un claro ejemplo de incongruencia, Alberto Acosta ahora se muestra “indignado” por el fin del fideicomiso Yasuní ITT; sin embargo, el ex Ministro de Energía y Minas parece haber olvidado que firmó en 2007 un acuerdo para la explotación del ITT con Venezuela y quiso comprometer las reservas de crudos pesados de los campos ITT). Ver el numeral “a) “ resaltado en amarillo, así lo expresó con absoluta claridad en una entrevista televisada el mismo año.

Vale la pena recordar que en las últimas elecciones del 17 de febrero de 2013, Alberto Acosta apenas obtuvo es 3,26% en los escaños como candidato presidencial, es decir que su representatividad es ínfima.

Finalmente, sobre el supuesto compromiso con el medio ambiente y con el Yasuní ITT, surgen varias interrogantes. ¿Cuánto aportó económica o informativamente Alberto Acosta o el periódico The Guardian al fideicomiso? ¿Qué porcentaje del Reino Unido corresponde a las áreas protegidas? ¿Cuántos pueblos en aislamiento voluntario existen en Reino Unido? ¿Qué porcentaje de recursos destinaron sus gobiernos y empresas al fideicomiso para la conservación del Yasuní?

En Ecuador, podemos decirlo con orgullo, poseemos un 20% de nuestro territorio como parques nacionales y reservas naturales, también mantenemos protegidos por nuestra constitución, pueblos en aislamiento voluntario en tierras ancestrales.

Ciertos medios nacionales e internacionales y actores políticos de oposición, nunca defendieron ni impulsaron la iniciativa Yasuní ITT, sin embargo, de un día para otro se convirtieron en ecologistas a ultranza, lo que demuestra que el oportunismo y el anhelo de desestabilizar al Gobierno del Ecuador es el motor que los orienta.

Alberto Acosta firmó acuerdo para explotar el iTT

Alberto Acosta siendo Ministro de Energía y Minas del Gobierno de la Revolución Ciudadana, firmó el acuerdo para la explotación del iTT con Venezuela, el 17 de abril del 2007. Ver el numeral ” a) ” resaltado en amarillo. ¿Ahora se puede aceptar su discurso de defensor a ultranza del Yasuní.

[scribd id=163325830 key=key-2c2qvitqv7jsea6puhls mode=scroll]

Ligerezas periodísticas de Diario Hoy

El 8 de agosto del presente año, se publicó en diario Hoy una nota periodística tendenciosa  titulada “La focalización del subsidio de la gasolina ya se calcula”. Por tanto, me permito aclarar lo siguiente:

En el Enlace Ciudadano número 333, realizado en La Maná, provincia de Cotopaxi, el presidente Correa analizó la posibilidad de elaborar una tarjeta magnética con un cupo asignado de combustible para cada dueño de vehículo recién en el año 2015. Las palabras del Jefe de Estado fueron las siguientes: “Ya en el segmento transporte privado, sí podemos estar beneficiando a los ricos y para evitar eso estamos estudiando un sistema de cupos que dije la otra vez y la prensa lo destrozó. Para decir bueno, cada ecuatoriano que tenga un carro en la matrícula, tenga su tarjeta y esto es para consumir 300 galones por año. Eso es lo que el Estado le garantiza a este valor. Si se pasó de 300 galones tiene que comprar a precio de mercado, sin subsidio. Entonces ahí sí, vamos a evitar el derroche y vamos a evitar de subsidiar más al que tiene el carro más grandote, 4×4, 8 cilindros”.

La negligencia de la nota periodística radica en el hecho de utilizar el ejemplo de un carro de cuatro cilindros que emplea 15 galones de gasolina por semana con la intención deliberada de lesionar al Gobierno y de orientar al lector a formarse un criterio alarmante basado solo en una suposición.

De igual forma, se podría tomar como modelo a un ciudadano con un carro de 3 cilindros que consuma 6 galones a la semana, el resultado es que utilizaría 288 galones al año. Es decir, el ejemplo del subsidio de 300 galones que utilizó el Primer Mandatario lo cubriría en su totalidad.

Es necesario aclarar que la cifra de 300 galones fue expuesta solamente como ejemplo, no es una verdad irrefutable, y de hecho, la nota de diario Hoy lo expuso así: “pese a que todavía es estudiada por el Estado para que entre en vigencia en el 2015”.

Una vez más, debemos señalar la ligereza de un periodismo que vulnera derechos de los ciudadanos a recibir información de calidad, contexto y contraste tal como lo prescribe la Constitución.