BEGIN TYPING YOUR SEARCH ABOVE AND PRESS RETURN TO SEARCH. PRESS ESC TO CANCEL

Comunicado de Fernando Alvarado Espinel a los medios de comunicación

La Contraloría General del Estado (CGE) se encuentra en un proceso de auditorías conforme a la ley vigente, dentro de sus competencias expone públicamente los avances de estos exámenes especiales a las instituciones.

El informe emitido por la CGE hace unos días, respecto a mi periodo como Secretario Nacional de Comunicación, aún debe pasar por la aprobación del Departamento de Responsabilidades para que determine responsabilidades administrativas y civiles (de ser el caso), con el fundamento legal respectivo. En esta instancia se debe notificar a cada uno de los involucrados con el fin de cumplir lo dispuesto en el artículo 76 de la Constitución de la República del Ecuador en las normas del “debido proceso”; en concordancia con el artículo 56 del Reglamento a la Ley Orgánica de la Contraloría. Este debido proceso estipula tiempos acorde a la Ley para que los funcionarios presenten los descargos respectivos a los señalamientos que se les realiza.

Reiteramos por lo tanto que el informe actual es el resultado de la auditoría gubernamental y sirve de referencia para el inicio de un proceso, pero NO significa que existan responsabilidades confirmadas, ya que esto solo es posible con la resolución de la autoridad competente. En consecuencia, en esta etapa hablar de sanciones, de acusados, de culpables, etcétera, a través de medios de comunicación y redes sociales, es por demás infamante.

Por responsabilidad, por respeto a la institucionalidad de la CGE y al ejercicio transparente de los procesos, no me debo pronunciar respecto a las auditorías en curso, o al informe preliminar presentado. Señalo entonces, que aquellos medios de comunicación –en especial diario Expreso- que han hecho publicaciones acusando a personas y empresas, transgreden el artículo 66 numeral 18 de la Constitución de la República, que salvaguarda los derechos de la libertad de las personas, reconociendo y garantizando el honor y el buen nombre de estas. El COIP en su artículo 182 estipula y sanciona como “calumnia” las falsas imputaciones de un delito, quien lo hiciere atenta contra este derecho inherente al ser humano, consagrado en la Carta Magna.

Por lo tanto, mientras no se agoten todas las instancias del debido proceso conforme a la ley, mientras los involucrados no seamos juzgados y, la Contraloría no dictamine de manera final; NO es legal ni correcto dañar o perjudicar la honra, o el buen nombre de ningún ciudadano.

Hasta entonces, lo único que se puede adelantar del informe, es que está aún en análisis la emisión de posibles sanciones administrativas o civiles.

No es la primera vez que Fernando Alvarado, sus familiares y colaboradores más cercanos son sometidos a exámenes exhaustivos de la Contraloría y quizá no sea la última. La primera fue cuando la desaparecida revista Vanguardia insinuó -en un falso periodismo de investigación- que los hermanos Alvarado teníamos negociados. La CGE investigó y no encontró ingreso alguno que provenga de otra fuente que no sea un trabajo legal y una justa remuneración. La segunda ocasión llegó cuando el asambleísta Andrés Páez denunció supuestas irregularidades en contratos con McSquared PR Inc. En ese momento fuimos profundamente auditados por la Contraloría e incluso por la Fiscalía General del Estado; quienes una vez más no encontraron ninguna ilegalidad.

Este sería el tercer examen al que estoy sometido junto con mi equipo de trabajo. Siempre estaremos dispuestos a la transparencia en la administración pública; en esa medida hemos atendido y seguiremos atendiendo los requerimientos e indagaciones que sean necesarias para que la CGE esclarezca los hechos, pues es nuestro juez de cuentas.

Como corresponde a todo servidor público dejamos el tema en manos de las instituciones correspondientes, e insisto en que mientras no haya nada juzgado no se puede manchar la honra de nadie, como lo están haciendo ciertos medios de comunicación y políticos de oposición. La justicia se procesa en los juzgados e instituciones que la ley señale, y no en los titulares de medios de comunicación irresponsables.

Solicitamos que este comunicado sea leído y publicado de manera íntegra en los medios de comunicación, especialmente en medios como Diario Expreso, que adelantó acusaciones de peculado.

Publicación de Ecuavisa

Publicación de Diario Expreso