BEGIN TYPING YOUR SEARCH ABOVE AND PRESS RETURN TO SEARCH. PRESS ESC TO CANCEL

LA AVANZADA CEGUERA DE UN PÁJARO

El Pájaro Francisco Febres Cordero está miope, por funcional a sus empleadores o porque no se toma la molestia, como lo hacía en sus tiempos de buen periodista, de investigar y contrastar los hechos.

La prepotencia, y lo dije con claridad, de Ecuavisa, no radica en protestar por el espacio ordenado en su pantalla, pues tiene todo el derecho a hacerlo. Incluso siendo legal que deban transmitir un programa de interés nacional y que por eso protesten, eso no los hace prepotentes. Su prepotencia a la que me referí, radica en lo siguiente:

Cuando trabajaba en Ecuavisa, el presentador Richard Barker invita al Presidente de la República al programa en que él que era uno de sus conductores. El Presidente acepta la invitación, pero luego, vino la prepotencia del dueño del canal, quien vetó la entrevista. Si el Pájaro averiguara mejor las cosas, eso se llama censura previa.

Exactamente lo mismo ocurrió con las distinguidas damas que hacían el programa “Así Somos”. Invitaron al Presidente, él aceptó e igual vino la censura de la cúpula prepotente.

El Dr. Alfredo Pinoargote invita al Primer Mandatario a su noticiero matinal. El Presidente (pese a que ya habían sucedido aquellas dos censuras) vuelve a aceptar, pero resulta que el sábado previo a la entrevista en el espacio del Enlace Ciudadano conocido como “La Libertad de Expresión ya es de Todos”, el Presidente realizó críticas al noticiero y al Dr. Pinoargote por imprecisiones y comentarios erróneos que, en honor a la verdad, hay que comunicar a los ciudadanos, y entonces la coordinadora de noticias me llamó a decir que el Dr. Pinoargote “desinvitaba al Presidente por haberlo atacado el sábado”. Es decir, como un niño prepotente, dijo, “la pelota es mía y me la llevo porque critican cómo juego”.

Finalmente, la última de las prepotencias, Ecuavisa pone una claqueta. El equipo de la SECOM explica al director de noticias de Ecuavisa que, dada la importancia del proyecto de Código Monetario, se plantea un programa especial con dos exponentes del gobierno y dos panelistas críticos al Código. Se le manifiesta al director de noticias del canal, que se incluirá el espacio en dos canales nacionales que no tienen un segmento dedicado para debatir este tipo de temas (Ecuavisa y Teleamazonas), y que al mismo tiempo invitamos a Ecuavisa (así como a Teleamazonas) a que participen del programa con el o la periodista de su canal que ellos elijan.

El moderador (Carlos Rabascal) insitió y llamó personalmente a Estefanía Espín y a Lenin Artieda para invitarlos a participar. ¿Cómo actuó entonces la prepotencia? Jugando su rol más bajo, no entiendiendo que es un programa de interés nacional con un panel equilibrado (de hecho, absolutamente nadie ha criticado la conducción del programa o el trato igualitario, limpio e imparcial a los invitados). En realidad el motivo expuesto, en la famosa claqueta, esconde la molestia de Ecuavisa porque, supuestamente, el canal TC afectó su lucrativo negocio con el fútbol y los goles.

Ecuavisa difunde el programa porque sabe que el pedido es legal y legítimo, pero decide poner prepotentemente una claqueta en la que protesta por una supuesta afectación a su “libertad de programación”. Eso no es verdad. La verdad es que la “protesta” es una rabieta porque Ecuavisa no tiene los derechos del fútbol y los goles.

Todas estas razones y argumentos ni siquiera se molestó el Pájaro en averiguar antes de escribir su artículo “Prepotencia“.

Su ceguera política y el ponerse en línea con los dueños de la prensa mercantil, a la cual sirve desde varios medios, no le permite entender la actitud de Ecuavisa.

La razón porque Ecuavisa no contestó nada a mis declaraciones: no tiene qué contestar.  Qué lástima que un Pájaro desinformado, en actitud servil y sufriendo una avanzada ceguera periodística, pretenda “darles contestando”.