BEGIN TYPING YOUR SEARCH ABOVE AND PRESS RETURN TO SEARCH. PRESS ESC TO CANCEL

Carta a Walter Spurrier: ¿Quién ordenó disparar?

Llama la atención que luego de que un proceso judicial determinara la responsabilidad penal de Emilio Palacio en el delito de injurias calumniosas por su artículo de opinión titulado ‘No a las Mentiras’, usted insista en decir que Emilio Palacio cuestiona la interpretación presidencial de los hechos del 30 de septiembre del 2010. Con relación a su artículo escrito en Diario El Universo el pasado 31 de julio bajo el título ‘¿Quién ordenó disparar?’, me permito aclararle que Palacio no hizo ninguna advertencia, se ha demostrado hasta la saciedad que el ex editor de opinión injurió a Rafael Correa, como ciudadano, lesionando su honor y dignidad, no solo personal, sino pública.

En el artículo de su columna dominical usted relata los hechos de forma aislada, minimizando en apariencia, eventos que demostraron que el pasado 30 de septiembre se intentó acabar con la vida del Presidente de todos los ecuatorianos. La cronología de su editorial es inexacta y pretende insistir en una teoría defendida por Palacio, por cierto, sin ninguna prueba ni sustento. Los editoriales construyen opinión pública, por lo tanto, lo que se relata siempre debe ser validado.

Por ello me permito hacer las siguientes precisiones con relación a las inquietudes planteadas por usted en su artículo:

1. El 30 de septiembre de 2010, al enterarse de una sublevación de policías, el Presidente Rafael Correa fue personalmente a dialogar con las tropas para explicarles que estaban siendo mal informadas. Sin embargo, un grupo de policías, posiblemente vinculados a golpistas, respondieron con insultos, proclamaron loas a un político de oposición y amenazaron de muerte al Presidente. Llegada la tarde, la gran mayoría de policías del resto del país supo que había sido engañada por un minúsculo grupo y, poco a poco, retomó sus funciones de dar protección a los ciudadanos, quienes habían quedado indefensos por culpa de unos pocos irresponsables y antipatriotas amotinados.

2. Emilio Palacio en su artículo ‘No a las Mentiras’ (el cual motivó el juicio) acusó al Presidente de “haber ordenado fuego a discreción y sin previo aviso contra un hospital lleno de civiles y gente inocente”, imputándole “crímenes de lesa humanidad”. Palacio nunca ha presentado pruebas para realizar tan graves acusaciones. Tampoco aceptó retractarse inmediatamente como lo habría hecho un periodista responsable.

3. Por los primeros informes de inteligencia se constató que había policías detractores camuflados, listos para arremeter contra el Jefe de Estado. De esto, incluso, se recabó grabaciones en las que se escuchaba claramente las intenciones de acabar con la vida del Primer Mandatario. Esto lo puede comprobar revisando la página 3 del Informe de las Fuerzas Armadas, que le adjunto para que lo estudie con detenimiento y no se quede únicamente con una versión de los hechos.

4. La “calle de honor” de la cual usted habla en su artículo, no fue más que una emboscada, como demuestra el Informe de las FF.AA., textualmente: “En el instante de llegar a la salida que conduce al parqueadero, personal del GOE piden salir primero, manifestando presuntamente su comandante indicando a viva voz que existía gran personal de la policía ubicados en el sector de la Avenida Occidental y que estaban esperando la salida del personal militar para emboscarlos”. Cuando el Presidente es trasladado al vehículo “se produjeron varios disparos” que provocaron “repliegue y confusión en el personal policial…” (p. 5 del Informe de las FF.AA.).

5. Es verdad, como usted afirma, que el Presidente se comunicó desde el Hospital, pero la violencia desplegada por los miembros de la Policía Nacional, dista mucho de una simple rebelión, estuve ahí a diferencia suya y del señor Palacio.

6. Sobre su inquietud, ¿Quién dispuso disparar?, le sugiero leer de forma objetiva el Informe adjunto, a fin de que pueda esclarecer dudas acerca de hechos que están bastante claros.

Esperando que sus inquietudes hayan sido absueltas, suscribo.

Atentamente,

Fernando Alvarado Espinel

10 Comments

  1. Muy bien sr . Alvarado, a esos insolentes y maalcriados enseñémosle que el camino es la verdad, la educación y el respeto, hay que seguir adelante y sería bueno que sepublique en medios de circulación masiva este tipo de respuestas.

    • Fernando Alvarado Espinel

      Muchas gracias por su respaldo, en serio nos gustaría que estas respuestas se publiquen en todos los medios. Nuestro único objetivo es aclarar las cosas, partiendo de que pueden haber sido escritas de buena fe, pero con poca información para hacerse de un criterio claro de lo que sucedió.
      Saludos
      FA

  2. Marcia Guzmán

    Estimado Fernando:
    Me dan ganas de decir: ¿Qué parte del asunto no comprendió Walter Spurrier?
    Las personas que han querido enterarse bien, han recurrido al Informe de FF.AA. para quitarses cualquier duda.
    Comparto totalmente los términos en los que usted le dirige la carta y me sumo a ella, especialmente para decirle que yo también estuve allí el 30 de Septiembre de 2010, no así el Walter Spurrier ni Emilio Palacio. Por lo tanto, quienes vivimos el intento de golpe de Estado y el posterior intento de asesinato al Mandatario, pasando por la agresión inmisericorde de la Policía a quienes fuimos a defender la democracia y la vida del Presidente Rafael Correa, en mi caso durante mi presencia de casi seis horas, sabemos más que nadie que no se podía hacer otra cosa que rescatar al Presidente, de lo contrario, más vidas se habría perdido y habría habido más heridos. Esa jornada solo se iba a terminar con el rescate de Rafael Correa. Hay algo nuevo, sin embargo: los que antes negaban que algo ocurrió, reconocen finalmente que algo pasó el 30S.
    Un atento saludo,
    Marcia Guzmán de Caviedes

    • Fernando Alvarado Espinel

      Estimada Marcia
      Permítale felicitarla y agradecerle por unirse a los miles de ecuatorianos y ecuatorianas que respaldaron la democracia durante el 30S. Sin duda la presencia masiva de la ciudadanía en las calles impidió que los golpistas pretendieran legitimar sus intenciones de desestabilizar una vez más el país.
      FA

  3. Emigdio Quimis Avila

    A las pruebas me remito……Bien!, bien señor Alvarado por dar la cara y responder a los ciegos (solo escriben más no ven). La falta de libertad de la cual tanto se quejan no existe, no les hace falta por lo que veo para “Opinar” de lo que ellos no ven, ni han visto ni veran (claro si afecta a sus interes particulares o de grupos)….y dicen que no hay libertad de expresión.

    • Fernando Alvarado Espinel

      Efectivamente, solo hablan de libertades cuando conviene a sus intereses.

      FA

  4. El 30 de septiembre en mi opinión , hubo un motín (lean wikipedia ) de algunos policias inconformes , que el gobierno no supo manejar,eso de golpe de estado es una exageración, para justifcar el desenlace grave posterior con muertos incluido, si se hubiese querido matar al presidente, lo habrian hecho,y sobre quien dispuso disparar en el informe nadie dice quien, se dan las vueltas, y seguimos con la incognita . LA VERDAD OS HARA LIBRES dice el evangelio(TODOS LOS IMPLICADOS AL POLIGRAFO EL QUE TENGA MIEDO POSIBLEMENTE MIENTE)

  5. jose urgiles

    los echos del 30 s son un resultado a tanta libertad que nos a dado el presidente correa , si este hecho hubiera sido en tiempo de febres cordero todos los implicados ya estubieran muertos y bien muertos,pero como el hecho fallo ahora los culpables quieren ser heroes , ojala que el nuevo consejo de la judicatura comiense a aplicar la ley a juezes y fiscales para llevar a la carcel a todos estos malos elementos de la policia deben ser castigados con carcel y con la destitucion de sus cargos , para nunca mas ser empleado del estado ,y de ser posible habrir una pagina en el internet para que todo el mundo los conosca a estas joyitas ,solo asi se dejara un ejm para otros casos igual o parecidos , VIVA LA REVOLUCION CIUDADADNA ,ADELANTE PRESIDENTE CORREA .

    • Fernando Alvarado Espinel

      No solo quieren ser héroes. Además quieren tapar lo sucedido, sin importarles que algunos de los culpables puedan estar en las calles.

      FA

Comments are closed.