BEGIN TYPING YOUR SEARCH ABOVE AND PRESS RETURN TO SEARCH. PRESS ESC TO CANCEL

Respecto al archivo del proceso de Fundamedios

Algunos están especulando sobre la decisión de archivar el proceso de disolución iniciado a Fundamedios, y su especulación va desde el “miedo” (cambiando a una palabra respetuosa) a ejecutar el cierre, y la otra habernos dado cuenta de que fue una estrategia equivocada.

La verdad, ni lo uno ni lo otro; siempre me he manejado bajo la premisa de que una persona tiene que hacer lo que debe hacer. En este caso, estudié el informe levantado por la Subsecretaria de Información, Torffe María Quintero Touma, y el análisis jurídico de Paúl Mena Zapata, Coordinador General de Asesoría Jurídica de Secom, y con esos elementos tenía que tomar una decisión.

Debo reconocer que tengo un muy mal concepto de Fundamedios, creo que a todas luces traicionan los principios de lo que debe ser una ONG que busca la defensa de los DD.HH. y la libertad de prensa y expresión; estoy seguro de que hasta ahora su único afán ha sido la política del descrédito y la desestabilización. Además, no han mostrado ningún reparo para recibir fondos extranjeros, y mucho peor para utilizarlos, manejan negocios vinculados y otras perlas.

Sin embargo, y así se lo comenté al Defensor del Pueblo cuando me solicitó que se les brindara otra oportunidad, lo más fácil para resolver mí propio dilema era disolverlos, dado que existen las causales dentro del debido proceso, pero que su pedido me brindaba a mi también una oportunidad para probar que, a pesar de tener un concepto tan malo de Fundamedios, tenía la talla suficiente para otorgar una oportunidad, y que fueran ellos, para bien o para mal, los que demuestren qué tan comprometidos están con sus intereses, económicos y políticos, frente a los intereses de la sociedad en materia de derechos humanos.

Es claro que siempre van a especular, es claro que cualquier decisión que tome un administrador gustará a unos y molestará a otros, y siempre habrá un grupo que se aproveche de cualquiera de las dos, como en este caso. No olvidar la famosa frase: “palo porque bogas y palo porque no bogas”.

Publicaciones referentes al caso Fundamedios